Si te equivocas en esto, tu negocio está destinado al fracaso

¿Te ha pasado alguna vez que estás en alguna parte de la ciudad que no conoces o en alguna otra ciudad? Y no encuentras el camino y pierdes tiempo, gasolina y humor.

Y si no llevas auto, te equivocas de transporte o no pasa, o es lento y se tarda horas.

¿O que tal que te encuentras con una manifestación o un tráfico inacabable?

Tu desesperación estaría justificada si eso fuera la única posibilidad.

Pero esto te sucede cuando no conoces los mejores caminos que debes elegir y recorrer para llegar más pronto a donde deseas.

De igual forma, cuando estás en el universo de la red, la gran vía del internet, deseas que tu producto o tu empresa circule por los caminos correctos hacia tu público meta.

Pero cómo has escuchado a mucha gente decir, a tus amigos, en blogs, a gurus famosos, cuáles son las redes sociales que jalan más gente.

Decides sin más entrarle como todos.

Sólo para darte cuenta que tu público no estaba allí. O que el público que encontraste es pasivo o que sólo busca productos e información gratuita.

Y una vez más, pierdes dinero y tiempo valiosos para tu negocio.

¿Qué hacer?

Primero que nada, entender que de la amplia gama de redes sociales, medios de marketing y vías de comunicación que existen, sólo debes seleccionar aquellas o aquella en la que se encuentra tu cliente ideal.

Utilizar todas las redes sociales sólo por moda te hará perder tiempo y dinero.

Sólo debes utilizar lo que necesitas para llegar a tu público meta.

Intentar vender por el medio equivocado te hará perder ventas y añadirá fricción en tu compra si es que logras atraer a alguien por ese medio.

Por ejemplo, no sirve de nada gastar tu dinero en una campaña publicitaria en Twitter si tu público está en Pinterest. O si deseas vender crema de afeitar para hombres mayores de 60 años en Pinterest, tu ventas serán magras, porque es una red donde el 80% son mujeres y en su mayoría son Millennials.

Afina tu puntería y selecciona sólo los canales y medios donde se encuentra tu cliente ideal, y cierra los oídos a consejos vanos y modas pasajeras.

Recuerda que si al gurú “Juan” le funcionó y tuvo éxito con su campaña de Facebook o YouTube porque sus clientes pululaban ahí, no significa que a ti también te funcionará.

Estudia e investiga dónde se mueve tu público antes de invertir tu valioso tiempo y dinero.