Reciprocidad en acción

Hace unos meses quedó de pasar un amigo por mi para ir a comer.

Al llegar me preguntó si podíamos ir a la gasolinera para ponerle aire a las llantas.

Aquí en México, todas las gasolineras tienen personas que se encargan de despachar la gasolina a tu auto y revisan los niveles de éste.

El auto de mi amigo traía una llanta baja y le pidió al despachador que las pusiera todas iguales. Sin embargo, cuando le preguntaron a cuántas libras las quería, no supo responder si eran 30 o 28.

El despachador le dijo que todos los autos tienen esa información en la parte lateral del auto, y rápido le enseñó la etiqueta. Ésta indicaba que tenía que ser a 34 libras porque es una camioneta.

Mi amigo quedó asombrado.

Me dijo que le daría más propina que de costumbre porque había aprendido algo.

A mi esto no me sorprendió (que le diera más propina).

Aquí actuó el principio de reciprocidad.

Según el Dr. Robert Cialdini, cuando alguien nos da algo, nos sentimos obligados a pagarlo de alguna manera (a veces es monetario, a veces con tu tiempo, a veces refiriendo a esa persona con alguien más, etc).

Mi amigo, al sentir que recibió más valor de lo esperado, respondió con más propina que lo acostumbrado.

Todo porque alguien le dijo algo interesante que le podría ser útil en el futuro. Y además lo sorprendió.

¿Cuál es el extra que le das a tus clientes?

¿Cómo aportas más valor a su vida?

Te lo dejo de tarea.