¿Por qué Starbucks puede vender un café 3-10 veces más caro que otras cafeterías?

Hazte la pregunta, ¿por qué Starbucks puede vender un café 3-10 veces más caro que otras cafeterías?

Seguro vendrán varias respuestas a tu mente, las cuales reflejarán mucho de cómo piensas.

Cuando Starbucks te vende un café por 3 o 4 dólares, no solo es un café lo que te da. 

Te vende toda su marca. 

Desde su ubicación, sus servicios complementarios (internet, baños, estacionamiento), su saludo, su decoración, sus colores, los sabores de su productos, el “status”, etc.

Ponen tu nombre en el vaso, te preguntan cómo lo quieres personalizar, si algo sale mal, lo cambian, en fin, toda una experiencia enfocada en sus clientes

Y condensan todos esos elementos valiosos en un café.

Cuando compras algo y recibes más de lo que esperabas, transmites esta sensación a los que te rodean.

Si tuviste una experiencia fantástica, seguro se lo dijiste a alguien más.

Si fue pésima, también lo hiciste.

Y eso es porque cuando pagamos por algo, o cobramos, siempre hay un intercambio de muchos valores.

Uno de estos valores es el dinero

Resulta que el dinero tiene una propiedad muy interesante.

Le ponemos número para intentar juntar todos los demás valores.

Algunos de estos valores son materiales y los podemos tocar, ver, olfatear, escuchar y saborear. 

Como los materiales con los que está hecho un auto, un celular, o hasta un helado.

Y también están aquellos intangibles

Los demás aspectos que han hecho valiosa a la marca.

Su status, relevancia, funcionalidad, popularidad, rareza, y más.

En resumidas cuentas, la historia que hay detrás de cada marca. 

La narrativa que une todos esos valores y logra transmitirlos a sus clientes.

Por eso Krispy Kreme vende donas 5 veces más caras de lo que cuestan en la panadería. 

Y esa es la razón por la que Pet Rock, NYC Garbage y el Aire embotellado se venden.

Porque ellos encontraron un vehículo: una piedra, basura y el aire.

Le pusieron un nombre.

Lo empaquetaron: caja, cubo y frasco. 

Y contaron la historia de su producto.

Esto es lo que hace la diferencia. 

Te dejo esto de reflexión…

 

¿Cuál es la narrativa de tu marca? ¿Cuál es la de tu producto? ¿Y la tuya?

Porque así como Krispy Kreme, tú también puedes incrustar esos valores en tu historia personal, en la de tu producto y la de tu negocio.