¡Aire limpio, a sólo 80 libras!

En 2015, a Leo De Watts se le ocurrió la idea de embotellar aire limpio, puro y fresco de las regiones verdes de Gran Bretaña.

Y vendérselo a los chinos que viven en ciudades contaminadas. 

A un módico precio de 80 libras esterlinas, algo así como $100 dólares por frasco.

Cada frasco contiene 580ml de aire limpio.

A la fecha, los siguen vendiendo.

Aunque su compañía también vende máscaras que filtran el aire, e incluso han expandido y también tienen una aplicación para detectar los niveles de contaminación.

¿Por qué se venden estos frascos?

Algunas de las razones:

  • Una buena historia detrás (según Leo, sólo el 90% del mundo tiene aire contaminado).
  • Cada frasco lleva una descripción del lugar dónde fue adquirido ese aire.
  • Te transportan a los ríos, parques y jardines de Yorkshire.
  • Son piezas limitadas, por lo que pasan a ser productos artísticos y coleccionables.
  • Es un producto extraño, es decir, no lo encuentras en cualquier lugar. 

Y han sabido hacer bien su marketing.

Ahora reflexiona un momento… 

¿Qué vuelve valioso al producto?