Abrir este artículo te puede generar resultados inesperados

“No me importa quién haga la elección, siempre y cuando yo pueda hacer la nominación”. – William M. “Boss” Tweed, nacido el 3 de abril de 1823.

 

No debes considerarte simplemente un vendedor de tu propio producto o servicio. Eso es limitarse. Es un camino demasiado estrecho.

 

Al tener un producto (o servicio) debes verlo como una oportunidad para convertirte en un asesor confiable de TODAS las cosas que valen la pena comprar.

 

Es decir, tu producto te da la oportunidad de hablar sobre el mercado en el que estás y todo lo que lo rodea.

 

Considera tus servicios. Piensa en tus competidores. ¿Tienen un programa de referidos? ¿Les pedirías acceso? Porque lo más probable es que tengan fortalezas que tú no tienes.

 

Entonces, en lugar de esforzarte por atender a un cliente al que no estás preparado para ayudar, refiérelo a un “competidor” a cambio de una comisión y así obtendrás un pago por NO tener que trabajar haciendo una actividad desconocida.

 

Considera tu producto. Mira a tu competencia. ¿Tienen programas de afiliación? ¿Podrías ganar más dinero siendo el PRIMERO en mencionar y enlazar a tus prospectos con sus productos para que ahora puedas beneficiarte si tu prospecto te compra a ti O a ellos?

 

¿Piensas que esto te libera para ser más honesto acerca de los pros y los contras de todos los productos en tu industria? ¿Sientes que esto te hace más confiable y valioso que una persona que solo vende un producto?

 

Considera que trabajar de esta manera creas un público de seguidores y competidores que te buscan para ayudarlos a resolver sus problemas. Te conviertes en su asesor experto.

 

¿Y crees que tener una gran audiencia de personas interesadas en ciertas cosas es un público a la que le puedes anunciar todo tipo de cosas? No solo las tuyas sino también las de los demás.

 

Incluso puede ser una audiencia lo suficientemente grande como para VENDER espacios publicitarios a terceros. Obtén patrocinadores y ofrece promociones.

 

Al operar de esta manera, te brindará enormes ventajas contra cualquier otra persona en tu mercado que no se esté diversificando de esta manera.

 

Y, ¿cómo puedes empezar a pensar de esta manera? 

 

Mira todas las posibles decisiones que las personas en tu mercado pueden tomar cuando se trata de gastar dinero. ¿Qué pueden comprar? ¿Qué pueden leer? ¿Qué pueden ver? ¿Dónde se reúnen para hablar de sus problemas?

 

¿Cómo puedes estar en esos lugares? ¿Cómo puedes estar entre ellos y la decisión de QUÉ comprar? ¿Cómo puedes ponerte en la posición de diagnosticar sus problemas y darle forma a las soluciones?

 

Responde estas preguntas y tendrás un público de admiradores a los que realmente les gusta hacer lo que tú les sugieres. 

 

Y una vez que tienes uno de esos… ufff… hay millones de maneras de ganar dinero.